Empastes Dentales: Qué son y cómo tratarlos

Se estima que un 90 % de la población aproximadamente sufre caries alguna vez a lo largo de su vida. Así que, seguramente te interese saber qué son exactamente los empastes, el procedimiento por excelencia para hacer frente a las caries y conseguir una buena salud bucodental.

¿Qué son las caries?

La carie es una destrucción del tejido dental que se produce bien por una ingesta inadecuada de azucares o ácidos en forma de alimentos o por una incorrecta higiene bucodental, debido a un cepillado insuficiente o errores en la técnica del mismo.

Una vez la carie haya aparecido es muy importante atajar el problema con prontitud para que esa carie no vaya creciendo y acabe con todo el tejido del diente. En caso de que eso sucediera habría que pasar a practicar tratamientos más agresivos como la endodoncia.

¿Qué es un empaste dental?

Un empaste dental u obturación es un procedimiento odontológico que sirve para eliminar la caries de un diente, reparando así, el daño que se hay producido en una pieza dental.

Durante el procedimiento el dentista limpia la zona para eliminar la caries y evitar que la infección se extienda hasta la raíz. Principalmente lo que se intenta conseguir es eliminar la caries por completo, para que esta no siga creciendo y pueda llegar a afectar al nervio.

El empaste dental es el tratamiento que realizan los especialistas con más frecuencia. Se practican miles a diario y a todas las personas, desde niños hasta mayores.

¿Cómo se realiza el empaste dental?

Un empaste dental es un proceso rápido y fácil que se realiza en una única sesión y no suele llevar más de 45 minutos. Estos son los pasos más habituales a la hora de realizar un empaste dental:

  1. Suministro de anestesia local si fuera necesario. Es conveniente cuando la caries es muy profunda y afecta a la parte más profunda del diente donde se encuentran las terminaciones nerviosas (dentina).
  2. Limpieza y retirada de la carie dental. Limpia en profundidad toda la parte enferma del diente dejándolo con un hueco que tendrá una forma específica que facilite la retención del material que se pondrá a continuación.
  3. Relleno del hueco. Una vez el diente haya quedado limpio de caries hay que rellenar la cavidad con un material especial. Normalmente se utiliza uno llamado composite, que es muy estético. Pero existen otras alternativas como la amalgama de plata, que ya no se usa demasiado por su aspecto poco estético debido a su color metálico. Aunque su durabilidad es mucho mayor que la del composite. A continuación, se aplica una luz azul para endurecer dicho material.
  4. Ajuste de la oclusión. Una vez endurecido el material, se pule de forma que la mordida sea adecuada y estéticamente sea totalmente imperceptible.

¿Cuánto tiempo dura un empaste?

La vida de un empaste tiene mucho que ver con el tratamiento o el cuidado que se le dé. Hay que tener en cuenta que al morder o masticar se ejerce una presión muy grande contra ellos.

Además, en ocasiones los empastes se aflojan y se caen, no es nada grave pero sí puede ser molesto ya que deja al descubierto tejido dental que es bastante sensible a la presión, al aire o las temperaturas tanto frías como calientes. Por eso es aconsejable pedir cita cuanto antes en tu dentista de confianza y solucionar el problema poniendo un empaste nuevo.

Cuando el empaste es de composite, el material más utilizado en estos momentos, la durabilidad aproximada es de 10 años. Pero si tu empaste es de amalgama de plata puede durarte hasta 30 años, ya que se trata de un metal es mucho más resistente.

Lo más aconsejable en ambos casos es hacer una revisión anual al dentista para que él pueda examinar los empastes y sustituir aquellos que se hayan deteriorado o repararlos.

El composite además con el tiempo tiende a decolorarse y a coger un tono amarillento que no es demasiado estético. No obstante, aun así, sigue siendo mucho más disimulado que el color metal de los empastes de amalgama de plata.

¿Qué es la endodoncia y cuándo es aconsejable?

Cuando la lesión en un diente es mucho más profunda, llegando hasta la pulpa de un diente, entonces un empaste no será suficiente para solucionar el problema y habrá que practicar una endodoncia.

Una caries profunda suele provocar grandes dolores debido a que las bacterias han contaminado todo el diente llegando hasta la raíz. El diente está muriendo. Por ello, es necesario llegar hasta la pulpa, limpiar toda la zona en profundidad y matar el nervio. A continuación, se sellará el diente y se reconstruirá la zona que ha sido eliminada para poder ofrecer un resultado estético satisfactorio.

El principal problema de una endodoncia es que el diente queda muy debilitado y sensible y podría llegar a romperse. Para evitar eso los especialistas utilizan pernos y coronas dentales que den un extra de estabilidad al diente.

Los pernos se utilizan para crear una base sólida en el diente. Normalmente están fabricados con algún material metálico. El perno actúa como base del diente sobre el que se pone el composite o la cerámica o se coloca una funda o una corona dental para reconstruir el diente. Tiene un color y una forma muy similar a los demás dientes, por lo que el resultado es bastante estético.

Si necesitas un empaste acude ya a nuestra clínica. Te ofrecemos la garantía de nuestros tratamientos con los mejores especialistas al mejor precio.

Conclusiones acerca del empaste dental

El cuidado dental es algo que nos preocupa cada vez más ya que tener una boca sana es esencial para la salud general de todo nuestro cuerpo. Por esta razón, empastar las piezas que están dañadas es un paso indispensable, no solo a la hora de lucir una sonrisa perfecta, sino para cuidar nuestra salud bucodental.

 

 

Dejar un comentario